Alimentación del bebé con fórmula

A modo de comentario inicial, deben saber que no deben sentirse mal o con culpa porque su hijo/a no será alimentado/a con leche materna, o solo la recibió por poco tiempo. Existen muchas razones válidas para que un bebé sea alimentado con fórmula, y muy probablemente han tomado su decisión con el conocimiento de todas las opciones para ustedes y su bebé.
Las fórmulas comerciales tienen la cantidad y calidad necesaria de los nutrientes que su bebé necesita. Existen fórmulas que podríamos llamar "habituales" que son las que cualquier bebé sano y nacido a término puede recibir, y otras que se han creado para bebés con problemas o necesidades "especiales".
Las fórmulas "habituales" se dividen en:
    * De inicio (Nan 1, Enfamil Premium 1, SMA Gold)     * De seguimiento (Nan 2, Enfapro Premium 2, Promil 2)     * De desarrollo (Nan 3, Enfagrow Premium, Advance)
Las fórmulas "especiales" pueden ser
    * Sin lactosa     * Hipoalergénica (HA)     * Antirreflujo (AR)     * De Soya     * Hidrolizados de Proteína
Las fórmulas vienen enriquecidas con diferentes cantidades y tipos de componentes (proteínas, lípidos) que varían según la marca y la etapa para la que están diseñadas. Como regla general las formulas de inicio se dan hasta la edad de 6 meses, y las fórmulas de seguimiento desde el sexto mes hasta que el/la bebé cumpla un año de edad. Así que ya sabe que etapa de fórmula debe comprar según la edad de su hijo/a. Sobre la marca ideal, cada pediatra puede tener o no alguna preferencia específica basada en la experiencia personal con cada fórmula. Un criterio adecuado, si no tiene ninguna preferencia específica por una marca, es elegir la que sea adecuada para la economía familiar, que sea fácil de conseguir y que se acople al gusto del bebé. También es recomendable, si el bebé tiene un hermanito/a que tomó fórmula, emplear la marca usada con el/la hermano/a mayor.
Al igual que con los bebés alimentados con seno materno, los bebés que toman fórmula deben ser alimentados con una periodicidad o ritmo específicos, que en el recién nacido puede ser de 2 a 4 horas entre toma y toma, con un tiempo mayor entre tomas conforme el/la bebé va creciendo en edad. Así mismo el volumen de leche que hay que preparar al bebé varía con la edad, de tal suerte que un bebé recién nacido se le preparará un biberón con 3 o 4 onzas al inicio, y se va aumentando según la respuesta de satisfacción o plenitud del bebé, cuidando de no sobrealimentarlo.
No hay que olvidar que los niños que toman fórmula tienen evacuaciones más formadas y menos frecuentes, así que si un bebé que tomaba leche materna tenia evacuaciones aguadas y amarillas, cada 2 o 3 horas, al iniciar con fórmula no es nada anormal que tarde 24 horas en evacuar con mayor consistencia, mientras que la popó no sea dura, le cause molestias al evacuar, o tarde más de 36-48 horas en evacuar. Si esto llegase a ocurrir debe ser evaluado en el consultorio para descartar algún problema.
Las recomendaciones para preparar la fórmula de los bebés son las siguientes:
* Lavar los biberones y mamilas con agua y jabón después de que el bebé haya terminado de usarlos, dejándolos secar. * Esterilizar mamilas y biberones (se recomienda cualquier proceso, excepto los que son en frío o con pastillas o tabletas) para evitar infecciones. * La primer lata de fórmula debería ser pequeña para evaluar la tolerancia del bebé a sus componentes y su sabor. * Las latas ya empezadas deben conservarse bien tapadas en lugares limpios, lejos de cualquier contaminante químico (detergentes, insecticidas) o biológico (insectos, hongos). * Las fórmulas se diluyen en agua hervida o purificada a una temperatura adecuada para el bebé. Primero se agrega la cantidad de onzas líquidas que se quieran preparar, después se agrega el número de medidas de polvo que corresponda al agua que se puso en el biberón (la mayoría de las fórmulas se preparan con una medida de polvo por una onza de agua, sin embargo debe revisar las indicaciones para la preparación en la etiqueta del producto). Se agita muy bien hasta tener una mezcla sin grumos. * Si el bebé no consume toda la fórmula preparada debe desecharse el resto. * Una vez preparada la fórmula, si la saliva del bebé no ha estado en contacto con la fórmula se puede refrigerar hasta 24 horas.

 

© 2007 / Pediatras Asociados S.C™ . / Av. Morones Prieto 3000 pte. D-301 Col. Doctores / Monterrey, N.L., México / Tel. 8348-2548 y 8348-2549 / Emergencias 044-81-825-425-17 ó 044-818-CLICK-17 Fax 8347-4984 / Centro Médico del Hospital San José Tec de Monterrey